LÍNEA DURA. La semana pasada les hablé sobre la línea dura que habrían acordado en reuniones previas. Les comenté los cambios que vendrían, y en el sector militar ocurrieron. El general Rivero, designado en la Guardia por Benavides, tiene el apoyo de quienes en el PSUV defienden la línea dura contra las protestas y seguro que viene por ese camino. Está testarudo con la Constituyente. LOS CAMBIOS. Rodríguez Torres ve los cambios del alto mando como un esfuerzo de asegurar lealtades y revela cómo se llevaron por delante a la Promoción del 85, en los últimos ascensos. TIBISAY Y FANB. Hace pocos días la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, fue a la Academia Militar para explicar a los generales los alcances o beneficios de la Constituyente, convocada por el presidente Maduro. Al concluir su largo discurso, según informe del general Rodríguez Torres, la expositora quiso saber si había preguntas. La respuesta del auditorio fue un silencio total. Rodríguez Torres interpretó la reacción como un desacuerdo total, porque según el exministro, con esa propuesta sólo han logrado la fractura de la Fuerza Armada. Según el oficial, el chavismo no cree en el proyecto porque significa la muerte de la Constitución de Chávez. Para Rodríguez Torres, el 85 por ciento del país lo rechaza. El madurismo cree lo contrario. E insisten en la opción del Presidente. Ya les dije. Vienen semanas decisivas. TRAMPOLÍN. Esta versión de un periódico de España da una idea de cómo los desertores se las ingenian. “Yosvani Bofill de 26 años llegó a Caracas para participar en las misiones médicas, pero sólo tenía una idea en la cabeza: desertar y llegar a Bogotá para acogerse al programa de visas que tenía EEUU para ellos. ‘Desde que salí de Cuba tenía la idea de desertar. Usé Venezuela como trampolín para emigrar. Desde que vi las misiones, vi que era la única forma del cubano de poder salir’, comentó a EFE Bofill, para quien su país es ‘una isla cercada’. Pero llegó tarde, apenas cinco días después de que el aún presidente estadounidense, Barack Obama, suspendiese el ‘Cuban Medical Professional Parole’ (CMPP o Parole), un programa especial de visas de EEUU para personal médico cubano que deserta de las misiones en el exterior. Él, como muchos otros de los centenares de desertores cubanos, tuvo que emprender un trayecto por el que pagan entre 600 y 650 dólares a un ‘coyote’ para atravesar la porosa frontera colombo-venezolana”. CRÉALO SI QUIERE. Hay estados en Venezuela donde no consiguen comida ni en los mercados para la familia, ni en las estaciones de gasolina para los tractores que usan gasoil. Tampoco hay abono o comida para las plantas. Lo que sí hay, en casos como Guárico, son secuestros. MÉDICOS CUBANOS. Lo dice la prensa de Colombia e ilustra el reportaje con fotos de algunos de los galenos desertores desde Venezuela. De grupos sólo 20 lograron viajar a los Estados Unidos. Ellos se quejan de la situación que soportaron en este país. FISCAL. La situación de la fiscal Luisa Ortega se decide la próxima semana, a partir de este viernes. Hay la admisión de la denuncia de Carreño, que no necesariamente es un antejuicio. Sin embargo, parece que la decisión es suspenderla temporalmente. Hay dudas de si ella asistiría. La candidata para sustituirla, es la hoy defensora pública. Ella fue quien llevó el caso de Leopoldo López. QUE PASÓ. El crimen de Fabián la semana pasada y de otros jóvenes, incluyendo a Pernalete en Altamira, movió la sensibilidad en el sector militar, además de la indignación en la sociedad civil. Eso explica la salida de Reverol para anunciar castigo y la reacción del propio comando de la Guardia Nacional. “Lo que el país exige es castigo al crimen”, me dijo el abogado Norman Agüero. GOLPIZA. Me llega una foto y la explicación de cómo Asdrúbal Chávez fue atacado por un empresario, a quien el ex empleado de PDVSA le había expropiado una empresa. Aquí en esta columna no tengo espacio para gráficas violentas. Eso apenas es una muestra de lo que puede pasar. Esto ocurrió en el Aeropuerto de Maiquetía. CANTV. Aumentó en 23 mil por ciento la tarifa por servicio satelital y arrendamiento de antenas a empresas de televisión. ¿Qué pasaría si las televisoras aumentarán ese 23 mil por ciento en sus contratos con el gobierno? Las empresas que pagaban 300 mil bolívares, ahora deben pagar 70 millones.

Exclusivas de Última Página

Anuncios