El éxito de algunos puede ser la desgracia de otros. Grandes dictadores y déspotas que han azotado a la humanidad han sido exitosos en sus propósitos porque alcanzar el poder y dominar a una nación siendo pendejo no se puede.

El éxito de un tirano es producto de una concatenación de hechos exitosos que hacen que los sátrapas ostenten el poder a objeto de subyugar, vejar, asesinar, maltratar y atrasar a pueblos enteros.

Adolfo Hitler fue exitoso hasta que se suicidó víctima de su maligno éxito convertido en sanguinario fracaso. Fidel Castro, para desgracia de su pueblo, fue exitoso durante 50 años. Solo para nombrar a dos de los miles de bichos malos exitosos que avergüenzan a la humanidad.

¿Los exitosos merecen el éxito que ostentan? ¿Todos los exitosos son buenas personas? ¿Los exitosos siempre hacen el bien a la humanidad? ¿El éxito se busca o viene solo? ¿Por qué quienes buscan el éxito desesperadamente nunca lo consiguen? Lo cierto es que lograr el éxito es un misterio insondable.

Pero hablemos de los exitosos buenos, quienes en su momento no tuvieron el éxito que merecían y que, sin embargo, transformaron el mundo. Se me viene a la cabeza un judío que hace 2017 años andaba por Jerusalén predicando y hablando mal del gobierno junto a doce seguidores tan humildes y pobres como él. Peor no le pudo ir. Fue tal la falta de éxito en ese momento que lo apresaron, lo torturaron y lo crucificaron al lado del peor de los malandros de la época. Pero he aquí algo interesante al momento de definir el éxito: la vida, pasión, muerte y resurrección de Cristo cambiaron el curso de la humanidad al extremo de que la historia del hombre sobre la tierra, se cuenta antes y después de él.

¿Cómo es posible que un judío, nacido en pobreza extrema y asesinado de forma tan cruel, haya sido tan exitoso?

Si esto del éxito lo llevamos al mundo del arte, ¿cuántos pintores, músicos, poetas, escritores, cantantes, etc., teniendo un don fuera de serie, nunca trascendieron y su talento jamás fue ni es reconocido?

Con tantos cantantes buenos de verdad, ¿cómo es posible que un señor llamado Romeo Santos, quien hace un ruido ridículo al tratar de cantar, tenga tanto éxito?

A veces, los éxitos vienen acompañados de grandes tragedias. Por eso es inexplicable el éxito que han tenido estos comunistas para mantenerse en el poder destruyendo a Venezuela durante dieciocho años. ¿Alguien podría responder por qué Nicolás…? ¡Ay, se me acabó la página!

Anuncios