El presidente venezolano, Nicolás Maduro, planteó el miércoles la posibilidad de obtener apoyo militar de Rusia para impulsar sus capacidades defensivas después de que el presidente Donald Trump amenazó con usar la fuerza contra la nación sudamericana.

Franco Ordóñez / El Nuevo Herald

En un foro sobre energía en Moscú, Maduro dijo que su gobierno discutirá el aumento de la cooperación militar con el gobierno ruso durante su visita esta semana.

“Estoy seguro, aunque no lo pidamos, que se nos dará aún más apoyo para impulsar la capacidad de defensa y soberanía de Venezuela”, dijo Maduro.

Las tensiones son altas entre Washington y Caracas. Después de que Maduro desafió las advertencias de la Casa Blanca y rechazó las instituciones democráticas, el gobierno de Trump impuso sanciones como castigo. Luego, en agosto, Trump sorprendió tanto a los funcionarios estadounidenses como venezolanos planteando la posibilidad de la fuerza militar.

Maduro, quien se reunió el miércoles con el presidente ruso Vladimir Putin, dijo que una amenaza de Estados Unidos debe ser tomada en serio. Acusó a Trump de intentar intimidar a Venezuela y al mundo, señalando que Venezuela no tiene armas de destrucción masiva, ni armas nucleares ni bases militares en otros países.

Pero, agarrando su muñeca, dijo que la resistencia corre en las venas de los venezolanos y que la energía militar venezolana no debe ser descartada.

“Tenemos una gloriosa historia en el campo de batalla”, dijo.

Lea la nota completa en El Nuevo Herald

Anuncios