Nos siguen distrayendo, con temas que en nada resuelve la crisis que vive el venezolano, la espera por un cambio, cada día se alarga más, la desesperanza crece, el narco-régimen sin ningún tipo de apoyo popular avanza y nada ni nadie lo detiene, lo que se había construido para salir de él, se desmorono.

La ilegítima asamblea nacional constituyente, instalada desde la sede del Palacio Legislativo, lugar en donde debe sesionar la legítima Asamblea Nacional, electa en Diciembre del 2015, está totalmente abandonada, sus legisladores ya ni frecuentan  sus espacios, la ocupación por los mercenarios ilegítimos constituyentes,  es lo que se ve y el derroche del malandraje avanza.

Desde ese espacio abandonado por los opositores, se prepara la arremetida para seguir el narco-régimen destruyendo lo que queda de Venezuela e intentar seguir perpetuándose en el poder.

La crisis que vive el venezolano es peor cada día, no hay mensaje que aliente nuestro futuro, porque a quienes le dimos la confianza de hacerlo andan en otros asuntos cuyos nefastos resultados veremos en los próximos días, días en que nos llamaran nuevamente a la calle para defender algo que no representa lo que reclamamos, son solamente intereses o espacios desde donde unos pocos pretenden seguir el engaño, de que en Venezuela se sale de esta narco-dictadura con votos.

Hemos permanecido callado sobre el accionar de los opositores agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática MUD, porque no compartimos el cambio de comportamiento demostrado en los últimos meses, salimos a la calle para exigir con nuestras vidas el cambio necesario para lograr la justicia y la libertad.

Salimos a la calle para recuperar la autonomía de los poderes públicos venezolanos, hoy secuestrados por delincuentes.

Salimos a la calle para decirle a la narco-revolución que encarnan Nicolás Maduro Moros, Tareck El Aissami, Diosdado Cabello, Maikel Moreno y otros, que Venezuela no les pertenece, que solamente usurpan nuestro patrimonio y que con la lucha en la calle lo vamos a recuperar.

Esta lucha fue frenada por los negociadores que se suponen hablaban con el narco-régimen a nombre de nosotros y que al final solo buscaban llegar al barranco en donde en pocos días caerán.

Esta no es la única trampa que les ha preparado Nicolás Maduro Moros a los engolosinados miembros de la MUD, una vez concretado el fraude electoral a donde los ha conducido, se hará pública una ley que ya fue elaborada por la Asamblea Nacional y que no fue reconocida por el narco-régimen venezolano, esta ley la va a aprobar la asamblea nacional constituyente, la ley de amnistía en donde le darán libertad condicional a presos políticos que ellos consideren.

Ya esa lista está preparada, y sus objetivos bien claros, apagar los pocos focos de protesta que generaran el fraude montado para el próximo 15 de octubre y también darle una vez más legitimidad  a la ilegítima asamblea nacional constituyente.

En Venezuela solo se hablará de libertad de los presos políticos como un logro, mientras la crisis venezolana sigue y sin esperanzas de que acabará.

Una vez logrado este objetivo, Nicolás Maduro Moros se atornillara más al poder que usurpa, la asamblea nacional constituyente ya reconocida, porque el poder judicial sacará a la calle a los preso políticos y estos serán el mayor testimonio de reconocimiento de que el ilegítimo poder constituyente es legal y por lo tanto comenzara a hacer los cambios que le permitirán a Maduro  permanecer en el poder por largo tiempo, mientras los venezolanos avanzamos en la creación de una nueva plataforma de lucha para el rescate de Venezuela, porque la MUD después de lo que le viene en los próximos días, tendrá que desaparecer por el descredito manifiesto en la opinión pública.

Hay una Venezuela muy clara de lo que le va a seguir viniendo, desencantada por el accionar de las elites enquistadas en la organizaciones políticas de la oposición, este es un motivo para abandonar nuestro país, triste motivo por el cual más de 2 millones de venezolanos han cruzado las fronteras para buscar un futuro mejor.

Maduro con sus objetivos, avanza hacia la verdadera cubanización de Venezuela, tendremos los venezolanos que reinventar una nueva estructura de lucha, para no permitir que esto siga ocurriendo, quienes aún permanecemos en el país debemos llenarnos de coraje, los próximos días no pueden seguir matando nuestras esperanzas de libertad, por el contrario debemos abrirnos más y estar claros, que solo la unión decidida le pondrá fin a la narco-dictadura que no tiene mayor fuerza más que la de las armas, el narcotráfico y unos cómplices que dicen llamarse opositores.          

                

   

Alexis Coronel Roche Politólogo

Twitter, Facebook, Instagram, Google+, Linkedin, Periscope, Snapchat: @ajcoronelroche

Anuncios